Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Velocidad – La Habana underground

    Velocidad: La Habana underground
    JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 19 Ene 2015 – 9:37 am.

    Las competiciones ilegales de autos y de motos se han convertido en una
    Las competiciones de automóviles y de motocicletas se cuentan entre las
    atracciones que suelen movilizar a grandes públicos en todas las
    regiones geográficas. Son atractivas para grandes y para chicos; para
    mujeres y para hombres; en Oriente y en Occidente. Pero si estas
    competiciones son ilegales, la adrenalina —tanto de los conductores como
    del público— suele dispararse hasta el desborde. El plato fuerte en
    estos casos es la carrera en sí misma; pero el aderezo, sin dudas, son
    las apuestas.

    La Habana no es una ciudad exenta de la ocurrencia de estos eventos. Las
    competiciones ilegales de autos y de motos han dejado de ser una
    “especulación de jóvenes bitongos” para convertirse en una oferta más
    que propicia la vida nocturna underground. Una alternativa más cuando el
    alcohol, el flirteo o “jugar a ser pillos y policías” no alcanzan a
    vencer el aburrimiento. Una oferta que convoca no solo “a delincuentes y
    a enajenados” —que es lo que el Gobierno desea— sino que incluye a toda
    una juventud, no necesariamente “descontextualizada, ni ingenua y sin
    sentido de pertenencia”, que se niega a participar en un
    “oblivoluntario” programa de “recreación y calidad de vida sana”.

    Mantener el anonimato o asumir el seudónimo cuando se relata sobre esta
    Habana dentro de La Habana —ambas distintas pero reales— es crucial.
    Incluso se sugiere la no mención de lugares “claves” donde se organizan
    actualmente “eventos más serios” que aún no están “quemados”. La
    policía, ineficaz para combatir la primera causa de “vida a todo tren”
    —la corrupción estatal— despliega, sin embargo, todos los recursos en
    pintorescos operativos que obligan a que estas carreras tengan un
    carácter nómada.

    “Yo llegué a este giro a mediado de los 90, cuando se corría por Zapata,
    en el tramo que va desde el Rapidito de 12 hasta avenida 26″, recuerda
    Ariel, hoy dueño de un auto Lada 2107 modificado, que despierta la
    envidia en quienes conducen, incluso, modelos de lujo. “Allí por
    supuesto se reunían ‘los hijitos de papá’ que eran los que tenían carros
    y dinero para ‘descargar’ la madrugada entera. Lo que empezó como simple
    especulación, terminó siendo la verdadera razón de la noche. Se corría
    por pura diversión allí, no era nada organizado y en un principio no
    existían las apuestas. Corrías, ganabas, y tal vez te llevabas la jevita
    de tus sueños por esa única vez. No tengo noticias que antes de eso se
    corriera; no lo creo porque en el ‘periodo especial’ no había petróleo
    para malgastarlo así. Tampoco aquello duró mucho por las quejas de los
    vecinos, y porque cerca de la avenida de 26 vivía Raúl [Castro]… llegó
    el otro comandante y mado a parar”.

    Para los cubanos que nacieron a mediados de la década del 60 y
    principios de la del 70, la única posibilidad de convertirse en un
    piloto profesional de autos o motos, era a través de la Sociedad de
    Educación Patriótico Militar (SEPMI), fundada el 28 de enero de 1980 y
    disuelta a principios de 1990. Esta institución —que tuvo entre sus
    instructores, para formar pilotos de aviación, a René González, uno de
    “los Cinco”— reclutaba a adolescentes, bajo el eufemismo de “la guerra
    de todo el pueblo”, con el fin de adoctrinar a los futuros
    paracaidistas, especialistas en telecomunicaciones, choferes
    profesionales, francotiradores, ingenieros militares de las Fuerzas
    Armadas Revolucionarias (FAR).

    Julito tiene recuerdos de aquellos tiempos, cuando los “círculos de
    interés” —otro modo de llamar a los centros formadores de profesionales—
    fiscalizaban o condicionaban la vocación de los adolescentes. “Recuerdo
    que uno de mis primos se metió, a mediados de los 80, en la SEPMI para
    aprender a manejar karting. Él era mayor que yo, pero los dos éramos
    fanáticos a la velocidad. Nunca nos perdíamos una competencia de Nirio
    Rivero, que por aquellos tiempos era el astro en la motocross 250. A mí
    no me aceptaron en la SEPMI ni me acuerdo por qué; así que tuve que
    conformarme con verlo aprender. Los puros de mi primo tenían un FIAT, y
    cuando tuvo su licencia lo puso al kilo y me enseñó a manejar. Cuando mi
    puro fue a Bulgaria trajo de allá una Jawa, que me regaló cuando saqué
    mi licencia. Desde ese entonces corríamos por puro placer y
    organizábamos carreras en la avenida Boyeros con algunos socios, no
    muchos la verdad, que tenían carros o motos. Esas fueron las primeras
    carreras ilegales en La Habana hasta donde yo sé.”

    “El tramo era desde la Fuente Luminosa hasta el puente de 100″, agrega.
    “En muchas ocasiones la policía nos aguaba la fiesta, pero sin embargo
    esa era la mejor parte de todo. No hay nada más loco y adictivo que huir
    de la ‘meta’ a pura velocidad, como en las películas. Mi primo, que
    nunca corría en moto, se embulló un día que lo retó un motorista del
    barrio La Timba. Ambos se estrellaron contra la rotonda de la Fuente
    Luminosa. Yo sigo corriendo porque me gusta lo que se siente al correr
    y, como es ilegal, mejor. Y no soy ningún delincuente, siempre he
    ‘pinchado’ para tener mi moto ‘afilada’.”

    El origen de las carreras ilegales en La Habana es muy disputado. Existe
    un consenso de que las primeras, a finales de los 80 o principios de los
    90, tenían lugar en Avenida Boyeros y en Ocho Vías. La coincidencia es
    que en la llamada “primera época” las apuestas eran “nobles”; lo
    suficiente para cubrir el combustible y las consecuentes averías de los
    automóviles y las motocicletas. O para pagar las multas si alguno de los
    pilotos era atrapado por la policía. No obstante, existen criterios,
    casi siempre desde los espectadores, de que “la fiebre” por las carreras
    ilegales fue resultado del estreno del filme Rápido y furioso en el año
    2001.

    “Es totalmente mentira que las carreras cogieron auge con la película
    Rápido y furioso”, ataja Rey Javier, expiloto del equipo nacional de
    motocross, y considerado uno de los organizadores más respetados de las
    carreras ilegales habaneras. “Desde mucho antes se corría. De hecho te
    puedo asegurar que colegas míos del equipo, cuando el Gobierno le asestó
    un golpe de muerte a este deporte con la siempre oportuna justificación
    del bloqueo, decidimos organizar carreras ilegales.”

    “Recuerdo que inicialmente tuvimos la idea de presentar un proyecto,
    donde los pilotos aportaban sus máquinas y los recursos para
    mantenerlas”, dice. “Las autoridades correspondientes solo tendrían que
    aportar los lugares y alguna que otra logística. Pero la sola mención de
    la idea resultó en negativa, así que aquí estamos, por ‘el doble’. Yo
    particularmente organicé, finalizando los 80, tremendas competiciones en
    algunos tramos de la Ocho Vías. Ahí el riesgo era mucho porque solo
    utilizábamos los tramos que el Gobierno reparaba y por ello casi siempre
    son los más vigilados. La verdad es que la película influyó mucho en la
    parafernalia y la estética que hoy exhiben los carros y los pilotos.
    Hasta las jevitas tienen esa onda que se respira en la película. Pero
    negar a los jóvenes, con sus tallas, a veces inmaduras, es negar el
    futuro de esto. Los viejos no pueden correr, así que la opción es
    aceptarlos e inculcarles seriedad”.

    ¿Apostar es de delincuentes?

    Con el 1 de enero de 1959 y el triunfo revolucionario, llegaron también
    las prohibiciones sobre el tiempo libre ciudadano. Las normas del ocio,
    como parámetros militares, también fueron dictadas desde el Gobierno.
    Cómo divertirse, en qué divertirse y cuándo divertirse, era una esencia
    para la formación del “hombre nuevo”. Todavía hoy apostar, en la
    simpleza de una partida de dominó en la esquina del barrio, puede
    resultar casi un delito moral. Igual suerte corren las vallas de gallos,
    una tradición cubana más antigua que la propia historia de la Isla. La
    lotería, cuyo nombre en la clandestinidad es “la bolita”, es totalmente
    ilegal. Aunque el “libertinaje” y la creatividad del cubano, que pregona
    los resultados diarios como números telefónicos, mantiene viva la
    llamada “esperanza del pobre”.

    Los criterios sobre las apuestas en las carreras ilegales están
    divididos. Hay quienes sostienen que estas son el componente delictivo
    que atrae a la policía. “Las apuestas son la parte mala del asunto”,
    afirma Leonides, vecino de las cercanías del malecón habanero, otro de
    los escenarios tradicionales donde suelen frecuentarse las carreras de
    autos.

    “A mí me gusta la velocidad, no niego eso. Me gusta ver las carreras de
    los muchachones por el malecón que suelen comenzar sobre las 11 de la
    noche. A veces las veo desde mi casa que tiene vista al mar; en otras
    bajo y me siento en el muro. Pero ya no, porque con las apuestas llegan
    las broncas y el jelengue. Está el que pierde y no quiere pagar después,
    el que tiene dos tragos de más y escandaliza pregonando que si apostó no
    sé cuántos miles. Hubo una noche en que un tipo apostó a su novia, y
    aquello terminó como ‘la fiesta del Guatao’. Todo eso atrae a la
    policía, que está en todas”.

    Rubén, piloto de una Yamaha y también organizador de carreras, opina
    sobre otra perspectiva que difiere de lo anterior. “Las apuestas han
    existido desde siempre. Para estar claro, las apuestas no crean ni
    delincuentes ni mal ambiente, eso es un cuento chino. ¿Acaso el que va
    un casino, en otro país por supuesto, es mala gente? ¿El que va al
    hipódromo y apuesta por un caballo es un maleante? No jodas. Lo que
    sucede es que para este Gobierno lo único legal es su propia corrupción”.

    Y añade Rubén: “Mira, yo desde chamaco organizaba los campeonatos de
    ‘cuatro esquinas’ y fui fundador de ‘los mundialitos’ de futbol y
    básquet entre los barrios. No había misterios, los equipos ponían ‘la
    magua’ y el que ganaba se lo llevaba. Las broncas eran por otra cosa,
    tal vez por el calor de los partidos, pero nunca por las apuestas.
    Entonces, qué bolá… ¿es malo apostar? Claro que no. Las apuestas de las
    carreras sirven para mejorar y organizar eventos de calidad, cosa muy
    difícil. Nosotros queremos organizar un campeonato con gente de
    provincia incluso, pero es mucho riesgo porque entre más gente lo sepa
    más posibilidad tiene ‘la meta’ de infiltrarse y joder el brete… estamos
    hablando de mucho dinero, sabes”.

    Los vecinos de algunos lugares tradicionales (que pueden ser
    mencionados) donde ocurren las carreras ilegales de autos y motos—el
    Malecón, Boyeros, Calzada de San Miguel, Calzada de Managua— suelen
    quejarse de los ruidos cuando estas suceden entrada la madrugada.
    También por la algarabía de los espectadores, que puede ser masiva o no,
    en dependencia del lugar donde ocurran. Existen vecinos que disfrutan
    del espectáculo desde las distancia, sin mezclarse en la multitud, por
    el lógico temor de que irrumpa la policía.

    En cierto modo, estas carreras funcionan como el atractivo que todo
    espectáculo implica. Es lógica la distancia que los ciudadanos asumen,
    en tanto existen preocupaciones por los accidentes que son inherentes a
    este tipo de eventos, aunque se realicen en horarios de escaso tránsito,
    lo que no implica que pueda involucrar a otros vehículos o transeúntes.

    Leticia, vecina de las inmediaciones de La Virgen del Camino, está de
    acuerdo en la peligrosidad de la velocidad. Su nieto, de apenas cinco
    años, “se pasa el día con una rueda en la mano como si manejara. En esta
    casa nadie nunca ha tenido carro ni moto, y a la hora en que ocurren las
    carreras, por supuesto, él está dormido. Entonces, ¿de dónde ha
    adquirido esa majomía por los carros y la velocidad? En los propios
    muñequitos y películas que ponen en nuestra propia televisión. Yo apelo
    por la prudencia de los choferes que corren, aunque sea por la noche y
    haya poco tráfico. Pero es la misma prudencia que exijo para los
    taxistas, choferes de guaguas y bicicleteros… incluso para la vida toda.
    A mí la velocidad no me gusta, soy de andar lento, pero no dejo de
    aceptar que emociona cuando se ven en las películas, claro. Creo que si
    hubiera verdaderas opciones atractivas, la gente joven no tendría que
    cometer esas locuras… y no me desvelara el ruido de las carreras.
    Gracias a Dios no son todos los días”.

    Aunque el Gobierno insista, el hecho de la ilegalidad de estas carreras
    de autos y motos no crea, ni condiciona, ni reúne a delincuentes. La
    pregunta a responder no es cómo lidiar y reprimir estas carreras, sino
    si funciona la recreación sana que el Gobierno enlata a diario para
    elevar la calidad de vida del ciudadano.

    En definitiva, siguen fallando: la velocidad tampoco es el enemigo.

    Source: Velocidad: La Habana underground | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1421521868_12366.html

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *