Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Enseñando el eribanga

    Enseñando el eribanga
    Luis Cino

    LA HABANA, Cuba, mayo (www.cubanet.org) – "Mira cómo anda, anda sin
    camisa enseñando el eribanga", dice la letra de un reguetón muy
    escuchado en La Habana. Describe a uno de los tantos muchachos habaneros
    que exhiben con orgullo sus tatuajes abakuás, preferiblemente en la
    espalda.

    Los eribangas están de moda entre los adolescentes y los jóvenes,
    principalmente negros y mulatos de los barrios periféricos de la
    capital. Su sorda rebeldía marginal se refleja en los círculos cruzados
    por rayas y flechas que aparecen pintados en los muros. Son los símbolos
    de una secta que regresa con nuevos bríos.

    La secta abakuá, fundada por esclavos carabalíes como una sociedad
    fraternal masculina de auto-defensa, apareció a inicios del siglo XIX en
    La Habana, Matanzas y Cárdenas. Imprimió su huella en la música, la
    danza, las artes plásticas, la literatura y el habla popular, pero
    durante la República, debido al secretismo de la sociedad y a los
    prejuicios racistas, se tejió una leyenda siniestra en torno al
    ñañiguismo. El régimen revolucionario barrió a la sociedad abakuá junto
    a todo vestigio de la identidad negra que se saliera de lo puramente
    folklórico. Los abakuás fueron vinculados por las autoridades a la
    marginalidad y el delito.

    Rezagos del pasado. Baste recordar lo que escribían sobre ellos en los
    años 60 y 70 las revistas Moncada (del Ministerio del Interior) y El
    Militante Comunista
    Raydel, de 17 años, residente en El Moro, Arroyo Naranjo, tiene tatuado
    un "ireme" en el omóplato izquierdo. Un diablito encapuchado que danza y
    empuña algo que parece una hoz. Un poco más arriba del capuchón, hay una
    frase africana escrita con tinta china. Es la firma del Juego. "Si no
    tiene firma, no sirvió, es sólo monería", explica. El muchacho dice con
    orgullo que se juró hace más de un año.

    Pero se niega a dar más detalles: "De eso no se puede hablar. Sólo hay
    que ser hombre y no dejarse pasar una".

    Los tatuadores hacen zafra con los eribangas. No averiguan (ni les
    interesa) si el cliente es abakuá y está "autorizado" a llevar el ireme
    y la firma en su espalda. Por hacerlos, con máquina o con "muletas",
    cobran no menos de 15 cuc (unos 365 pesos). Puede costar más, en
    dependencia de la calidad del dibujo.

    Para iniciarse hay que ser mayor de 17 años y llegar al Juego con la
    recomendación de algún padrino. Pero las exigencias han disminuido
    últimamente. Mucho de los iniciados son menores de edad.

    "Los juramentan tipos irresponsables que no verifican ni averiguan
    mucho, sólo les interesa ganar dinero", explica Arístides, un cincuentón
    de Centro Habana, hijo de un endure renombrado en el barrio Los Sitios.
    "Antes no admitían a cualquiera. Había que ser un tipo correcto y
    decente para jurarse. No se podía ser abusador. ¿Por cuánto un ecobio
    iba a golpear a una mujer para quitarle dinero?"

    Refiere un profesor de la Escuela de Iniciación Deportiva de El Cotorro
    que ha sorprendido varios plantes en los dormitorios, y que algunos
    terminaron en reyertas.

    Una encuesta de la revista Somos Jóvenes realizada a inicios de 2009 a
    muchachos de la capital que dijeron ser iniciados en la secta, con
    edades entre 16 y 21 años, arrojó que la mayoría se consideran "hombres
    probados y que tienen condiciones".
    Probar la hombría y "tener condiciones" los convierte, especialmente si
    son negros, en objetivos de la policía. Los acusan de ser violentos y
    agresivos, y por tanto, proclives a que les apliquen la ley de la
    peligrosidad social pre-delictiva.

    "Los chamacos han cogido la hermandad para la guapería y la
    delincuencia. ¿Qué se puede esperar si nos hemos adaptado a vivir en la
    mierda y el descaro?", dice Arístides y abre los brazos, como si
    quisiera abarcar todo cuanto le rodea.

    luicino2004@yahoo.com

    http://www.cubanet.org/CNews/y2010/mayo2010/12_C_1.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *