Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El delito de Gorki

    El delito de Gorki
    Reinaldo Cosano Alén, Sindical Press

    LA HABANA, Cuba, septiembre (www.cubanet.org) – El roquero Gorki Águila,
    de 39 años, fue detenido en su vivienda hace unos días, cuando se
    disponía a grabar un nuevo disco. Lo acusaron de peligrosidad social
    pre-delictiva, rémora franquista adoptada en Cuba, por la que se puede
    condenar a un individuo a uno y hasta cuatro años de privación de libertad.

    Gorki no es vago. Trabaja en una empresa de artes gráficas. No es adicto
    al alcohol ni a las drogas. No tiene antecedentes penales. Vive en
    armonía familiar y ciudadana. Legiones de jóvenes lo admiran por su arte
    y por lo que dicen los textos de sus piezas musicales. Entonces, ¿qué
    peligro representa Gorki Águila para las autoridades?

    A diferencia de otros músicos que divulgan sus mensajes evitando chocar
    con el gobierno, Gorki pone en blanco y negro sus verdades sin refrenar
    su lengua. Dice lo que piensa descarnadamente, ejerciendo de ese modo su
    derecho a la libre expresión, sin hacer concesiones a la hipocresía, que
    como yerba mala crece por todo el país.

    Preso en un calabozo, sin derecho a fianza, fue llevado a juicio al
    tercer día de su encierro, y puesto en libertad de inmediato, en gran
    medida por la solidaridad internacional y la llama de la protesta que se
    encendió en la Isla. La fiscalía, "benévola", optó por sustituir el
    delito original del que se acusaba a Gorki, por el no menos ridículo de
    "desorden público". ¿Cuál desorden? ¡Cantar con su grupo en lugares
    públicos!

    El gobierno niega a Gorki los escenarios apropiados para desarrollar su
    arte. Ni teatros, ni plazas. Tampoco le permiten presentarse en
    televisión ni en la radio. Saben los que gobiernan que Gorki llenaría
    cualquier escenario donde le permitieran presentarse.

    El tribunal impuso al artista una multa de 300 cuotas de a dos pesos
    cada una. Pero que no se haga ilusiones Gorki Águila. Ganó el juicio por
    apretado margen. Sabe que si no refrena su lenguaje, que al régimen le
    resulta insolente, deberá esperar otras dentelladas de los que mandan en
    Cuba.

    http://www.cubanet.org/CNews/y08/sept08/04cronica2.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *