Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    HRW Informe 2008 sobre Cuba

    Cuba
    Eventos de 2007

    Cuba sigue siendo el único país de América Latina donde se reprimen
    casi todas las formas de disensión política. No ha habido
    significativos cambios en las políticas desde que Fidel Castro
    transfirió el control directo del gobierno a su hermano Raúl Castro en
    agosto de 2006. El gobierno continúa imponiendo el conformismo
    político a través de procesos penales, detenciones con penas de corto
    y largo plazo, hostigamiento de personas a través de turbas,
    advertencias policiales, vigilancia, arrestos domiciliarios,
    restricciones de viaje, y despidos laborales motivados políticamente.
    El resultado final es que los derechos fundamentales a la libertad de
    expresión, asociación, reunión, privacidad, movimiento, y al debido
    proceso legal, son sistemáticamente negados a los cubanos.

    Fallas legales e institucionales
    Las estructuras legales e institucionales de Cuba son la raíz de las
    violaciones a los derechos. Aunque en teoría las diferentes ramas del
    gobierno tienen áreas de autoridad separadas y definidas, en la
    práctica, el ejecutivo mantiene el control sobre todos los otros
    resortes del poder. Las cortes, que padecen de falta de independencia,
    socavan el derecho a un juicio justo al restringir severamente el
    derecho a la defensa.

    El Código Penal de Cuba facilita las bases legales para la represión
    del disenso. Las leyes que criminalizan la propaganda enemiga, la
    difusión de "noticias no autorizadas" y el insulto a símbolos
    patrióticos, son utilizadas para restringir la libertad de expresión
    bajo el pretexto de proteger la seguridad del estado. Asimismo, el
    gobierno encarcela u ordena la vigilancia de individuos que no han
    cometido ningún acto ilegal, amparándose en disposiciones que
    penalizan el "estado peligroso" y que permiten la "advertencia
    oficial".

    Encarcelamiento político
    En julio de 2007, la comisión Cubana de Derechos Humanos y la
    Reconciliación Nacional, un respetado grupo local de derechos humanos,
    divulgó una lista de 240 prisioneros encarcelados por razones
    estrictamente políticas. La lista incluye los nombres de 12 disidentes
    pacíficos que fueron arrestados y detenidos en el primer semestre de
    2006, cinco de los cuales fueron detenidos por acusaciones de
    "peligrosidad." De 75 disidentes políticos, periodistas independientes
    y defensores de derechos humanos que fueron sometidos a juicios
    sumarios en abril de 2003, 59 aún permanecen presos. Purgando condenas
    de 20 años en promedio, los disidentes padecen condiciones lamentables
    y tratamiento punitivo en prisión.

    Aunque la cifra de prisioneros políticos ha disminuido en el último
    año, esta reducción no puede ser atribuida a la indulgencia o a un
    cambio de política por parte del gobierno. Los prisioneros políticos
    que fueron liberados cumplieron la integridad de sus sentencias. En
    septiembre de 2007, aproximadamente 30 activistas fueron arrestados y
    detenidos por 24 horas. De acuerdo a Jorge Luis García Pérez, uno de
    los prisioneros liberados, –quien fue liberado de prisión en mayo de
    2007, después de cumplir una condena de 17 años–los prisioneros
    soportaron palizas, registros desnudos y amenazas de arrestos
    futuros.

    Restricciones de viajes y separaciones familiares
    El gobierno de Cuba prohíbe a los ciudadanos de su país salir o
    regresar a Cuba sin obtener antes un permiso oficial, el cual es a
    menudo denegado. Un viaje no autorizado puede resultar en un proceso
    penal. En mayo de 2006, Oswaldo Payá, un conocido defensor de derechos
    humanos, fue distinguido con un doctorado honorario en leyes por la
    Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, en reconocimiento
    a su trabajo. Sin embargo, las autoridades cubanas le denegaron la
    visa de salida y Payá no pudo recibir el título en persona.

    El gobierno niega frecuentemente a los ciudadanos legalmente
    autorizados para viajar la posibilidad de llevar a sus hijos al
    extranjero, en esencia manteniendo a los niños como rehenes para
    garantizar el retorno de los padres. Dado el temor general a la
    separación forzosa de familiares, estas restricciones para viajar le
    proporcionan al gobierno cubano una poderosa herramienta para castigar
    a tránsfugas y silenciar a críticos.

    Libertad de expresión y reunión
    El gobierno de Cuba mantiene un monopolio de los medios de
    comunicación en la isla, asegurando que la libertad de expresión sea
    prácticamente inexistente. A pesar de que un pequeño número de
    periodistas logran escribir artículos para páginas Web del extranjero,
    o para publicar clandestinamente sus boletines informativos, los
    riesgos asociados con el desempeño de estas actividades son notables.
    De acuerdo a Reporteros Sin Fronteras, hasta julio de 2007, 25
    periodistas se encontraban cumpliendo sentencias en Cuba. La mayor
    parte de ellos fueron acusados de amenazar "la independencia nacional
    y la economía de Cuba." Esto convierte a Cuba en el país con el mayor
    número de periodistas en prisión, después de China.

    El acceso a la información a través del Internet también se encuentra
    sumamente restringido en Cuba. A finales de agosto de 2006, el
    disidente y periodista independiente Guillermo Fariñas dio fin a una
    huelga de hambre de siete meses en oposición a las políticas del
    régimen en relación al Internet. Fariñas inició su huelga después de
    que las autoridades cubanas eliminaron su acceso al correo
    electrónico, que había sido usado para enviar informes al exterior
    describiendo ataques contra los disidentes y otros abusos a los
    derechos humanos.

    La libertad de reunión en Cuba se encuentra seriamente restringida y
    disidentes políticos tienen prohibido reunirse en grupos grandes. Esto
    fue evidenciado a mediados de septiembre del 2006, durante la 14ava.
    Cumbre de Países No Alineados en la Habana, cuando el gobierno cubano
    dictó una prohibición a todas aquellas reuniones que pudieran dañar la
    "imagen" de la ciudad.

    Condiciones penitenciarias
    Por lo general, los prisioneros son confinados en condiciones
    deplorables y abusivas, a menudo en celdas abarrotadas. Los
    prisioneros típicamente pierden peso y algunos reciben atención médica
    inadecuada. Otros deben aguantar abuso físico y sexual, generalmente
    por parte de otros internos y con el consentimiento de los guardias.

    Los prisioneros políticos que denuncian las malas condiciones de
    encarcelamiento o que no obedecen las reglas de la prisión, son
    frecuentemente castigados con largas penas de confinamiento en celdas
    aisladas, restricción de visitas o negación de tratamiento médico. En
    octubre de 2006, Juan Carlos Herrera Acosta, sentenciado a 20 años de
    prisión en el 2003 después de las medidas represivas adoptadas por el
    gobierno contra los disidentes, fue apaleado y arrojado a una celda
    infestada con ratas e insectos después de exigir su derecho a llamar
    por teléfono a su familia. Algunos prisioneros políticos han llevado
    adelante huelgas de hambre en protesta por las condiciones abusivas en
    las prisiones y el maltrato de los guardias.

    Pena de muerte
    Bajo las leyes cubanas, la pena de muerte existe para castigar una
    amplia variedad de cr&#2
    37;menes. Es difícil establecer la frecuencia con
    que esta pena se practica, porque Cuba no divulga información en
    relación a este hecho. Sin embargo, de acuerdo a lo que se conoce,
    ninguna ejecución ha sido practicada desde abril de 2003.

    Defensores de los derechos humanos
    Al negarse a reconocer el monitoreo de los derechos humanos como una
    actividad legítima, el gobierno niega estatus legal a los grupos
    locales de derechos humanos. Los individuos que pertenecen a estos
    grupos enfrentan acoso sistemático, y el gobierno impide sus esfuerzos
    para documentar las condiciones de los derechos humanos en la isla.
    Además, grupos internacionales de derechos humanos –como Human Rights
    Watch y Amnistía Internacional– han sido prohibidos de enviar misiones
    a Cuba en busca de hechos factuales. Cuba sigue siendo uno de los
    pocos países en el mundo que se niega a permitir el acceso a sus
    prisiones al Comité Internacional de la Cruz Roja.

    Actores internacionales claves
    En junio de 2007, rindiéndose ante la presión política, el Consejo de
    Derechos Humanos de las Naciones Unidas concluyó el mandato del
    experto de la ONU encargado de informar sobre las condiciones de los
    derechos humanos en Cuba.

    En diciembre, el gobierno cubano anunció su intención de ratificar el
    Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto
    Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. La
    ratificación, si ocurriera, representaría un quiebre importante con la
    negativa de Cuba durante años a reconocer estos tratados básicos de
    derechos humanos.

    El embargo económico de Estados Unidos contra Cuba, que se encuentra
    en vigor por más de cuatro décadas, continúa imponiendo privaciones
    indiscriminadas al pueblo cubano y bloqueando el viaje a la isla. Una
    excepción al embargo, que permite la venta de alimentos a Cuba
    únicamente en efectivo, ha significado un intercambio sustancial entre
    los dos países.

    En un esfuerzo por privar al gobierno cubano de fondos, en junio de
    2004, el gobierno de Estados Unidos impuso nuevas restricciones a los
    viajes por asuntos familiares a Cuba. Bajo estas reglas, un individuo
    tiene permitido visitar a sus familiares en Cuba sólo una vez cada
    tres años, y sólo si los familiares entran bajo la estrecha definición
    de familia que aplica el gobierno de Estados Unidos –una definición
    que excluye a tíos, primos, y otros parientes próximos, que a menudo
    se consideran parte integral de las familias cubanas. Justificada como
    una manera de promover la libertad en Cuba, las nuevas disposiciones
    de viajes atentan contra la libertad de movimiento de cientos de miles
    de personas cubanas y cubano-americanas, causando así un profundo daño
    a las familias cubanas.

    En enero de 2005, la Unión Europea decidió suspender temporalmente las
    sanciones diplomáticas que había adoptado después de la ola represiva
    del gobierno de Cuba contra los disidentes en 2003. En junio de 2006 y
    nuevamente en junio de 2007, la UE decidió renovar las suspensiones,
    pero no levantó las sanciones por completo. Ofreció reabrir sus
    conversaciones con el gobierno de Castro, estipulando que si estaba
    dispuesto a aceptar la invitación, el gobierno cubano debía estar
    dispuesto a discutir temas de derechos humanos, prisioneros políticos
    y democracia. En respuesta, el ministerio de relaciones exteriores de
    Cuba indicó que Cuba no participaría en conversaciones a menos que las
    sanciones fueran plenamente suspendidas. No obstante, los
    representantes de la UE y Cuba mantuvieron "conversaciones
    exploratorias informales" en las Naciones Unidas en septiembre de 2007
    y han acordado reunirse nuevamente a comienzos de 2008.

    http://hrw.org/spanish/docs/2008/01/31/cuba17908.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *