Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    LAS IDEAS NO SE MATAN, PORQUE SIEMPRE FLORECEN

    LAS IDEAS NO SE MATAN, PORQUE SIEMPRE FLORECEN
    Miriam Leiva
    31 de mayo de 2007

    La Habana – bitacoracubana – La Sociedad de Periodistas Manuel Márquez
    Sterling surgió el 31 de mayo de 2001, cuando la prensa independiente en
    Cuba se encontraba en pleno apogeo. De sus 50 miembros, 20 fueron
    secuestrados en toda Cuba los días 18, 19 y 20 de marzo de 2003. Forman
    parte de los 75 que el gobierno trató de silenciar esa Primavera Negra.
    La mayoría de esos prisioneros de conciencia continúa en las horribles
    prisiones, pero todos siguen dando frutos para orgullo de los cubanos.

    Ricardo González Alfonso es su Presidente desde la prisión, donde cumple
    una condena de 20 años, y actualmente se encuentra convaleciente de una
    operación quirúrgica. Son cuatro ya las soportadas, además de otras
    enfermedades. Son tres los libros de poesía editados desde su
    enclaustramiento.

    Los injustos y amañados procesos judiciales, los cientos de años de
    cárcel en conjunto dictados, las celdas de castigo en solitario, las
    huelgas de hambre, la convivencia con reos comunes de alta peligrosidad,
    la magra comida pestilente, el agua contaminada, los insectos y
    roedores, la mala asistencia médica, la tortura psicológica y la tortura
    física sin dejar huellas visibles, el dolor ocasionado por el
    sufrimiento a cientos de kilómetros de distancia de hijos pequeños o
    adolescentes, padre y madre ancianos, no han menguado la dignidad y las
    convicciones de esos hombres. Continúan desde las prisiones escribiendo
    o enviando noticias, a pesar de la represión. También los excarcelados
    por motivos de enfermedad, y que pueden ser regresados a las cárceles,
    se esfuerzan por denunciar y plasmar el duro acontecer en Cuba y, sobre
    todo, lograr la libertad de sus compañeros.

    La Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling surgió por la
    tenacidad y madurez del movimiento de los periodistas independientes. No
    discriminaba por posiciones políticas o de credo, no excluía por
    pertenencia a una u otra agencia, o por no pertenecer a alguna. Muchas
    planillas de solicitud de ingreso quedaron en espera de análisis y
    confirmación.

    Estaba casi al cumplir sus dos años de existencia, pero ya mostraba
    frutos apreciables. Los cursos para la superación de los entusiastas
    periodistas fueron imposibilitados por la Seguridad del Estado. Sin
    embargo, no pudieron impedir que en la Biblioteca Independiente Jorge
    Mañach trabajaran afanosamente Ricardo González, Raúl Rivero y Álida
    Viso Bello, junto a un nutrido grupo de colaboradores.

    La revista DE CUBA fue su principal logro. El número inicial salió en
    diciembre de 2002 y el segundo en febrero de 2003, pero sus primeros 250
    ejemplares fueron robados por la Policía Política durante el registro en
    casa de Ricardo. Era un esfuerzo plural, respetuoso y democrático. El
    gobierno había alardeado de que no se podría lograr en el país semejante
    osadía, pero estaban surgiendo esfuerzos similares en algunas
    provincias, como Camagüey, donde Normando Hernández y sus colegas hacían
    la suya, por eso la ferocidad contra las personas portadoras de las
    peligrosas armas letales de las ideas.

    Como reconocimiento a quienes estaban en las cárceles o perseguidos, la
    Universidad de Columbia, en Nueva York, otorgó a la Sociedad su Premio
    de Periodismo pocos meses después. Muchas organizaciones internacionales
    han expresado su solidaridad permanentemente y denuncian la injusticia
    del encarcelamiento, así como los tratos inhumanos a todos los
    periodistas independientes en prisión y la persecución a aquellos que
    han seguido su ejemplo en todo el país.

    Quienes hoy coquetean con las autoridades de un régimen totalitario,
    violador de todos los derechos humanos, comprendido el derecho a la
    libertad de expresión y asociación, procurando posesionarse ante un
    eventual cambio de dirigentes que no logran aún identificar, deberían
    reconocer su complicidad y la injusticia que comenten.

    Los prisioneros de la Primavera Negra del 2003, y muchos otros reos de
    conciencia y prisioneros políticos pacíficos forjan desde hace años el
    futuro. Ellos, si logran sobrevivir, serán también los dirigentes de
    Cuba democrática. Vergüenza deberían sentir donde quiera que se
    encuentren, quienes contribuyen a su aniquilación por intereses
    mezquinos. Todos tienen que ser liberados inmediata e incondicionalmente
    porque son inocentes.

    Miriam Leiva, Periodista Independiente
    Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling

    http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=4864

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *