Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Se recrudece la represión en Cuba en aniversario de la Primavera Negra

    Se recrudece la represión en Cuba en aniversario de la «Primavera Negra»

    Por Carmen Muñoz

    Bitácora Cubana, 18 de marzo de 2007 – Madrid – (Reuters)

    Cuando las miradas del mundo entero se dirigían hacia Irak por el
    inminente bombardeo de las fuerzas encabezadas por Estados Unidos, el
    régimen de Fidel Castro perpetraba en Cuba la mayor oleada represiva
    contra la disidencia de los últimos tiempos. El «error de cálculo» fue
    -en palabras de un destacado opositor , Elizardo Sánchez- que esta
    «injusticia manifiesta pasaría inadvertida con la guerra», cuando desató
    una dura condena internacional. Cuatro años después del encarcelamiento
    de 75 opositores -59 siguen hoy en prisión-, la disidencia denuncia un
    recrudecimiento de la represión en los últimos seis meses, aunque de
    diferente perfil al de la llamada «Primavera Negra».

    Entre el 18 y 20 de marzo de 2003, 75 activistas de derechos humanos,
    periodistas independientes, bibliotecarios, poetas, abogados y
    economistas, fueron detenidos y luego condenados en juicios sumarísimos
    a penas de hasta veintiocho años de prisión. Su delito, acusaron las
    autoridades cubanas, fue trabajar al servicio de una potencia
    extranjera; su falta, según los «mercenarios a sueldo de EE.UU.», como
    les llama el régimen comunista, fue expresar sus ideas de forma
    pacífica. Los opositores se habían multiplicado por miles y en el
    Gobierno había hecho mella el éxito del Proyecto Varela hacia una
    apertura que promueve el Movimiento Cristiano Liberación de Oswaldo Payá.

    Desde entonces, dieciséis opositores han sido excarcelados bajo licencia
    extra penal por razones de salud, de los que cuatro se exiliaron y un
    quinto, Miguel Valdés Tamayo, murió a causa de sus males en La Habana el
    pasado enero. «El primer mártir de los 75», dicen las Damas de Blanco,
    movimiento que agrupa a las familiares de estos presos políticos.
    «Cruel y degradante»

    De los casi 60 que permanecen en prisiones de alta seguridad, a cientos
    de kilómetros de sus casas y mezclados con presos comunes de alta
    peligrosidad, unas tres decenas «tienen la salud bastante quebrantada»,
    denunció a este periódico Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión
    Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn). Sus
    condiciones carcelarias son «crueles, inhumanas y degradantes».

    Entre las voces que abogan a diestro y siniestro por su liberación, las
    Damas de Blanco, Premio Sajarov 2005, pidieron al Rey en una carta
    divulgada ayer que interceda ante las autoridades cubanas para que sean
    liberados «inmediata e incondicionalmente por ser absolutamente
    inocentes». También se lo han reclamado a Benedicto XVI y a los primeros
    ministros de Italia y Francia.

    Durante la convalecencia de Fidel Castro se ha producido un goteo de
    excarcelaciones por razones de salud de presos de conciencia, ahora
    contabilizados en 270 por la Ccdhrn. Pero, al mismo tiempo, han
    aumentado las detenciones breves, los actos de repudio, el saqueo de
    bibliotecas independientes, la incautación ilegal de libros y
    documentos, así como las agresiones físicas en plena calle. Mientras
    Sánchez describía por teléfono esta «represión masiva de perfil más
    bajo», le comunicaron el arresto de un correligionario, Carlos Menéndez,
    que luego se convirtió en «su tercera detención en menos de cien días».
    Menéndez fue interrogado y «advertido». El pan de cada día.

    El cuarto aniversario llega en un momento de pesimismo entre la
    fragmentada disidencia, que había puesto sus esperanzas en que el
    gobierno provisional de Raúl Castro emprendiera reformas graduales a
    partir del 31 de julio, cuando el enfermo dictador cedió el poder a su
    hermano. «Tendremos que lidiar con una situación de continuismo
    autoritario de corte autocrático; el comandante en jefe sigue al tanto
    de todo y lo supervisa todo, los presos políticos son prisioneros de
    Fidel Castro y nadie por debajo suyo se atrevería a tomar una decisión
    al respecto». Es el pronóstico de Elizardo Sánchez, pero sólo «a corto
    plazo».

    http://www.bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=4285

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *