Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El trabajo, represion y terror

    LABORALES
    El trabajo, represión y terror
    Luis Esteban Espinosa, Jóvenes sin Censura

    CIEGO DE AVILA, Cuba – Enero (www.cubanet.org) – El trabajo es uno de
    los derechos inalienables y elementales del ser humano. Así está
    reconocido en los más importantes pactos, convenios y declaraciones
    internacionales, también en las constituciones y legislaciones laborales
    de la inmensa mayoría de los estados, incluyendo los regímenes totalitarios.

    En algunos países como el nuestro, el trabajo es obligatorio. Aquí más
    de mil jóvenes se encuentran encarcelados, sancionados hasta 4 años de
    prisión, acusados de peligrosidad social, por "el hecho de no
    encontrarse vinculado a un trabajo" como elemento principal de acusación
    de la fiscalía. Sin embargo, la función laboral en estos tiempos en Cuba
    es dúctil y subordinada absolutamente a la política gubernamental.

    Por un lado, la Seguridad del Estado expulsa a los disidentes de sus
    centros de trabajo y los declara "no confiables", aún cuando estos sólo
    sean el barbero de un pequeño poblado. Tal es el caso de Juan Alberto de
    la Nuez Ramírez, quien fue expulsado de la barbería de Aguada de
    Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, por ser bibliotecario
    independiente y activista de la Fundación Cubana de Derechos Humanos, y
    a quien el director de esta entidad le alegó que había visitado la
    Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana para extraer algunos
    libros de "propaganda enemiga".

    Así, pudiéramos citar una larga lista de opositores que en los últimos
    meses han sido expulsados de sus centros de trabajo. Casos como Manuel
    Antonio Moré Borrero, profesor del municipio de Baracoa, en la provincia
    de Guantánamo, y miembro del movimiento pacifista Juan Pablo Segundo. O
    Yoel Izquierdo López, del municipio Bolivia en Ciego de Ávila y
    activista de la Fundación Cubana de Derechos Humanos, expulsado del
    hospital de esa localidad del que era administrador.

    La represión alcanza también a los familiares de los disidentes y
    periodistas independientes. A Cenia Echevarria Prieto, sobrina del
    periodista independiente y prisionero de conciencia del grupo de los 75
    Fabio Prieto Llorente, se le cerró el contrato laboral por visitar a su
    tío en la prisión. Ello, a pesar de que impartía clases a 18 grupos en
    la escuela de arte en Isla de Pinos, lugar donde reside junto a su mamá
    Clara Lourdes Prieto Llorente, quien semanas antes había sido también
    separada como empleada de una empresa estatal.

    Los contestatarios no pueden soñar siquiera con un puesto de trabajo en
    los sectores privilegiados de la sociedad cubana tales como el turismo,
    la administración y otros.

    Por otro lado, algunos disidentes son obligados a trabajar, so pena de
    ser llevados a la cárcel y extinguir largas condenas.

    El pasado 26 de julio, Guillermo Llanos Ricardo, Vicepresidente Nacional
    de la Fundación Cubana de Derechos Humanos, fue advertido de que si en
    15 días no comenzaba a trabajar en una empresa estatal sería llevado a
    prisión.

    Otro caso es el del profesor y periodista independiente Reinaldo Cosano
    Alén, a quien la Seguridad del Estado trata de mantener en jaque con una
    sanción de seis meses de trabajo sin internamiento, impuesta hace 10
    años por el Tribunal Municipal de Guanabo en La Habana. Cosano Alén, de
    63 años de edad, recibe constantes citaciones supuestamente del Tribunal
    Municipal, cada vez que intenta participar en alguna actividad
    importante de la disidencia.

    A los que reclaman sus derechos y aman la independencia del gobierno, se
    les despoja de sus tierras y bienes, como le ocurrió al campesino
    independiente Idael Pérez Díaz, residente en el Central Violeta de Ciego
    de Ávila.

    En determinados sectores laborales, el estado convierte a sus empleados
    y profesionales en una especie de medio básico, obligándolos a
    permanecer laborando en contra de su voluntad por períodos de hasta
    siete años. La dirección del gobierno piensa que los profesionales lo
    son solamente gracias a la revolución y que siempre estarán en deuda con
    ella. Esto les está ocurriendo, sobre todo, a centenares de médicos y
    técnicos de salud. El ciego Arquímedes Quintana, presidente de la
    Fraternidad de Ciegos Independientes de Cuba, lleva 25 años
    desempeñándose como fisioterapeuta. Desde hace 18 meses tiene visa para
    viajar a los Estados Unidos, la cual le ha sido negada.

    La deficiente legislación laboral cubana, la forma despectiva en que se
    le trata y la falta de sindicatos independientes, hacen que en Cuba
    ninguna persona tenga garantizada la permanencia en su puesto de trabajo
    y esto incluye desde el limpia pisos hasta un ministro.

    Por otra parte, el panorama del miedo es aprovechado sustanciosamente
    para brindar una imagen dentro y fuera de Cuba de gran fortaleza popular
    y de consenso general. Esto lo logra llevando a los obreros en masa a
    los desfiles bajo la presión de que si no acuden quedaran cesantes, o
    "se les tendrá en cuenta en forma acumulativa". El miedo está tan
    arraigado, que muchos de estos trabajadores -como rueda de carretera-
    son autores directos de los violentos actos de repudio organizados por
    el gobierno.

    http://www.cubanet.org/CNews/y07/jan07/02a10.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *