Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Detenido por peligrosidad social el periodista que hace el numero 25

    Detenido por “peligrosidad social” el periodista que hace el número 25,
    nuevos casos de intimidaciones a la prensa independiente

    Reporteros sin Fronteras, 7 de noviembre de 2006.

    Reporteros sin Fronteras pide la libertad inmediata de Guillermo
    Espinosa Rodríguez, de la agencia de prensa independiente Agencia de
    Prensa Libre Oriental (APLO), detenido por la Seguridad del Estado en
    Santiago de Cuba (Sudeste) desde el 25 de octubre de 2006. Su probable
    condena por “peligrosidad social” haría de él el periodista
    independiente número veinticinco encarcelado en la isla. La organización
    condena también la reciente intensificación de casos de intimidaciones,
    de parte de la policía política, a la prensa independiente.

    “Guillermo Espinosa Rodríguez podría ser condenado a una pena de cárcel
    por “peligrosidad social”; es decir, no por un delito cometido sino por
    la amenaza que podría representar. Una vez más, su caso pone de
    manifiesto lo absurdo de un sistema judicial, en el que un hombre puede
    ser oficialmente condenado sin motivo. Pedimos la libertad inmediata del
    periodista de la APLO y el fin de esta histeria represiva que han
    sufrido recientemente algunos de sus colegas”, ha declarado Reporteros
    sin Fronteras.

    El 25 de octubre de 2006, la Seguridad del Estado detuvo en Santiago de
    Cuba a Guillermo Espinosa Rodríguez, periodista de la agencia
    independiente APLO. Al periodista le metieron en una celda de
    aislamiento del departamento 21 de la policía política, en espera de
    juicio por “peligrosidad social”, según Cubanet. Esa disposición del
    código penal cubano establece que a una persona se la puede detener,
    juzgar y condenar, en razón de la presunta amenaza que represente para
    la sociedad, sin que haya cometido infracción o delito.

    Desde el final del mes de octubre se han intensificado las actuaciones
    represivas contra la prensa independiente. El 2 de noviembre fue
    detenido en La Habana, junto con dos jóvenes militantes de la oposición,
    Roberto Santana Rodríguez, corresponsal independiente de Cubanet. Los
    tres fueron aprehendidos a la salida de los locales de la Sección de
    Intereses Norteamericanos, a donde acudieron para navegar por Internet.
    A Roberto Santana Rodríguez le confiscaron el material, antes de ponerle
    en libertad. La Seguridad del Estado ya le había citado el 13 de febrero
    de 2006, ordenándole que cesara en sus actividades.

    El 31 de octubre, unos paramilitares de las Brigadas de Respuestas
    Rápidas expulsaron de su pueblo, Antilla (Este), a Ahmed Rodríguez
    Albacia, de 21 años, de la agencia independiente Jóvenes sin Censura. Al
    periodista, acusado de “hablar mal de Antilla en Radio Martí” (la radio
    del exilio cubano, con sede en Miami), le llevaron a la fuerza fuera de
    la ciudad, le quitaron el magnetófono y 105 pesos convertibles (105
    dólares) y le prohibieron regresar al lugar. También a Ahmed Rodríguez
    Albacia le detuvo la policía política, durante cuarenta y ocho, el
    pasado 15 de septiembre en La Habana, donde reside desde que su familia
    se marchó de Antilla.

    El 26 de octubre, la Seguridad del Estado irrumpió en el domicilio de
    Lamasiel Gutiérrez Romero, corresponsal del sitio Nueva Prensa Cubana en
    Nueva Gerona (Isla de la Juventud, Oeste), para advertirle que tenía
    prohibido dejar su residencia y amenazarle con la cárcel si proseguía
    con sus actividades. La periodista estuvo cinco meses encarcelada, entre
    el 11 de octubre de 2005 y el 22 de marzo de 2006, por un “delito de
    resistencia y desobediencia civil”. Frecuentemente acosada por las
    Brigadas de Respuestas Rápidas desde que salió de la cárcel, Lamasiel
    Gutiérrez Romero se encuentra, de hecho, en arresto domiciliario.

    Finalemente, Yosvany Dueñas Rivero, colaborador de la Seguridad del
    Estado, se presentó el 21 de octubre en casa del periodista
    independiente Bernardo Arévalo Padrón, en la provincia de Cienfuegos
    (Sur), para informarle de que, sobre la base de acusaciones fabricadas,
    se había dado la orden de suprimirle a un agente de la policía política
    apodado Benavides. Bernardo Arévalo Padrón fue condenado por “desacato”
    a seis años de cárcel, el 28 de noviembre de 1997, después de que
    tachara de “mentirosos” a Fidel Castro y al vicepresidente Carlos Lage,
    en las ondas de Radio Martí. Salió en libertad el 13 de noviembre de 2003.

    http://www.cubanet.org/CNews/y06/nov06/07o4.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *