Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    HIJA DE RAUL CASTRO REFUTA QUE HAYA EXISTIDO EN CUBA PERSECUCION ALGUNA CONTRA LOS HOMOSEXUALES DESPUES DE LOS PRIMEROS ANOS DE LA DECADA DEL SESENTA

    LA MALA MEMORIA DEL REGIMEN ES PROVERBIAL

    HIJA DE RAUL CASTRO REFUTA QUE HAYA EXISTIDO EN CUBA PERSECUCION ALGUNA
    CONTRA LOS HOMOSEXUALES DESPUES DE LOS PRIMEROS AÑOS DE LA DECADA DEL
    SESENTA

    Mariela Castro nunca ha leído los acuerdos
    del Segundo Congreso de Educación y Cultura (1971)
    que desatara intensas olas represivas
    y costara empleos y negación de acceso
    a carreras universitarias a miles de cubanos
    en la década de los años setenta
    o las deportaciones forzosas de los 80 cuando
    el Mariel

    Máximo Tomás
    Dept. de Investigaciones
    La Nueva Cuba
    Julio 29, 2006

    En lo que ha sido tradición del régimen cubano, la maquinaria mediática
    de propaganda de la policía política cubana continúa afanada,
    persistente, incansable en reciclar y reconstruir la historia de Cuba y
    del mundo. Estas facetas del castrismo son ecos copiados al carbón de
    Rebelión en La Granja del escritor británico George Orwell.

    Gracias a la absoluta mala memoria del mundo y como por obra de magia,
    personajes son reinvindicados, persecuciones de décadas se acortan a un
    lustro o son ahora inexistentes, o los campos de concentración se
    transforman en retiros campestres.

    El ejemplo más ilustrativo es la del momento de la liberación de Castro
    de su breve estancia en la cárcel -alrededor de 15 meses- tras el ataque
    a una fortaleza militar en la que perecieran decenas de cubanos de ambos
    bandos.

    La historia oficial, en lo que se ha constituido en un clásico ejemplo
    de cómo alterar la información, muestra una foto de Castro al salir de
    prisión con sus compañeros. Sin embargo, los alquimistas de la policía
    política hicieron desaparecer la figura, que también eataba en la foto,
    de un modesto obrero cubano, Mario Chanes de Armas, asaltante al Moncada
    y expedicionario del Granma que, sufriera una de las prisiones más
    prolongadas de la historia del planeta por disentir de su ex compañero
    de lucha, Fidel Castro.

    El que hoy se levanten en Cuba estatuas a parias musicales del pasado
    -como los Beatles- se llame accidente a una masacre -la del Remolcador
    13 de Marzo- y que se lleven a cabo homenajes a intelectuales que
    murieron en el ostracismo y el acoso a nadie que sigue los asuntos
    cubano llama a engaño ni sorprende.

    Otro buen ejemplo de ese reciclaje oportuno e inmoral de la historia
    tuvo lugar durante la Conferencia Internacional de Derechos Humanos de
    Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transgéneros que se realizó en Montreal,
    Canadá, como preámbulo a las olimpiadas gay, denominadas Outgames. Al
    evento asistió una delegación del régimen, sobre lol cual La Nueva Cuba
    había informado previamente.

    En este contexto, no dejó de llamar la atención la presencia de la
    delegación cubana representada por la sobrina de Fidel Castro, Mariela
    Castro Espín (hija de Raúl Castro Ruz, el segundo hombre en importancia
    en el gobierno de la isla), directora del Centro Nacional de Educación
    Sexual, quien expuso el trabajo desarrollado en favor de las personas
    transexuales de su país.

    La pregunta era inevitable, pero Mariela salió de inmediato al paso: “no
    hay represión a los homosexuales en Cuba, lo que existe es una reacción
    sociocultural como la hay en otros países”.

    Según su dicho, el Partido Comunista Cubano (PCC) reconoció como un
    error la persecución realizada en los años 60 contra esas personas
    población y la disposición de no aceptar a los homosexuales en puestos
    directivos del partido y del gobierno que se dio una década después. Sin
    embargo tal reconocimiento nunca se ha hecho público.

    Tampoco Mariela Castro parece haber leído jamás los acuerdos del Segundo
    Congreso de Educación y Cultura (1971), que desataran intensas olas
    represivas y costara empleos y negación de acceso a carreras
    universitarias a miles de cubanos en la década de los años setenta.
    Muchos no tuvieron otra alternativa que ir a la agricultura porque al
    mismo tiempo impusieron la ley contra la vagancia e instituyeron el
    “estado peligroso” o la “peligrosidad preventiva”, que permitía a las
    autoridades enviar a sus víctimas sin encausamiento, o juicio a trabajos
    forzosos en el campo.

    Por supuesto que borrada de la memoria histórica quedaron las
    deportaciones forzadas de millares de homosexuales y lesbianas en 1980
    durante el éxodo masivo del Mariel y el cómo autorizaron a quienes se
    declaraban homosexuales -aunque no fuese ello cierto- el permiso de
    salida del país, ya que declarar esa condición les hacía automáticamente
    indeseables en la sociedad castrista.

    Sobre los decretos fascistas del Segundo Congreso de Eduación y Cultura
    (1971) sólo puede decirse que de facto siguen en vigencia ya que el
    régimen jamás los ha abolido, al menos oficialmente. Estos decretos no
    sólo estaban dirigidos contra los homosexuales, sino igualmente contra
    los “diversionismos ideológicos”. Muchos profesionales e intelectuales
    cubanos fueron perseguidos en cumplimiento de esos decretos.

    Sin embargo, tal rectificación nunca fue pública, se trató de una
    “cuestión interna”, respondió la hija de Raúl Castro en referencia a las
    persecuciones de la década de los años 60. Pero según ella la
    nomenklatura cubana ahora está de acuerdo en que no se pueden cometer
    los mismos errores, añadió. El por qué nunca se haya hecho una
    “recitificación pública” ni el régimen admitiera sus injusticias, jamás
    fue aclarado por la hija del sucesor designado por Fidel Castro.

    Por supuesto que los periodistas presentes totalmente desinformados por
    la maquinaria de propaganda mejor financiada del planeta carecían de la
    información suficiente, ni nadie se atrevió a mencionar el nombre de
    Reynaldo Arenas u hechos posteriores que pueden atestiguar que las
    persecuciones contra los homosexuales cubanos no se limitaron a unos
    años de la década del sesenta como el régimen pretende hoy recostruir la
    historia y que aún hoy persisten de manera más veladas, no sólo contra
    las preferencias sexuales, sino contra toda disención o cuestionamiento
    a la dictadura.

    http://www.lanuevacuba.com/nuevacuba/notic-06-07-2975.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *