Dangerousness
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Carta Abierta de Gisela Sanchez Verdecia, Esposa del Prisionero de Conciencia Antonio Ramon Diaz Sanchez

    Carta Abierta de Gisela Sánchez Verdecia, Esposa del Prisionero de Conciencia  Antonio Ramón Díaz Sánchez
    2006-01-07

    Octubre 2005

    A: Organizaciones e Instituciones de Derechos Humanos Internacionales
    A La Cruz Roja Internacional.
    Opinión Pública e Internacional.
    A todas las personas de Buena Voluntad.
    Mi nombre es Gisela Sánchez Verdecia, desde hace veinte años casada con Antonio Ramón Díaz Sánchez (Tony), que ahora está en una prisión a más de 700 kilómetros de nuestro hogar cumpliendo 20 años de prisión. Antes de proseguir tengo que explicar lo que inmediatamente todos se preguntarán ¿Qué hizo? ¿Por qué una condena tan alta?

    Formaba parte de un movimiento cívico pacifico, de inspiración cristiana, no confesional; el Movimiento Cristiano Liberación, fundado en Cuba en 1988 para trabajar por la reconciliación entre los cubanos, el respeto a los Derechos Humanos y los cambios pacíficos hacia la democracia.
    Tony es muy consecuente con los valores de este movimiento que no acepta el falso principio de que ?el fin justifica los medios?. Por eso nunca alentaba al odio, a la venganza, a la violencia, a mentir y la ofensa, ni siquiera contra los que nos persiguen. Tony sí es muy decidido en defender a los que sufren la injusticia y sobre todo al indefenso, siempre movido por el amor el prójimo. Su movimiento impulso una campaña ciudadana para pedir un Referendo para que el pueblo decida libremente si las leyes deben cambiar para que garanticen los derechos fundamentales.
    La Constitución pide el apoyo de 10000 ciudadanos para que la petición se convirtiera en proyecto de Ley. Aunque es una petición legal, en Cuba impera una cultura del miedo y era un desafío muy grande llegar a esta meta. Durante meses Tony con el Movimiento Cristiano Liberación y muchos activistas pacíficos colectaron firmas bajo una gran represión del Gobierno.
    Pero el 10 de Mayo del 2002 Tony, junto a dos dirigentes del Movimiento, Regis Iglesias (también condenado a 18 años de cárcel) entraban en las oficinas de la Asamblea Nacional del Poder Popular y presentaban el Proyecto Varela. Esta campaña, que aun continúa, abrió por primera vez la perspectiva para los cubanos en que los cambios pueden ser logrados pacíficamente, abrió la esperanza y por eso a esta etapa le llamamos LA PRIMAVERA DE CUBA.
    En Marzo de 2003 tropas de la Seguridad del Estado entraron bruscamente en nuestro hogar, aterrorizándome a mí y a mis hijas Yenysel y Massiel, que tenían entonces 15 y 4 años de edad. Saquearon mi casa, detuvieron a mi esposo y un mes después le realizaron un juicio sumarísimo, sin verdadera oportunidad de defensa y le condenaron a 20 años de prisión. No pudieron acusarlo de ningún acto de violencia ni de ninguna ofensa, ni de ningún acto de espionaje, sólo afirmaciones calumniosas, pero ni un solo hecho que lo vinculara a esas acusaciones fue probado. Es más, el fiscal no pudo referirse a un solo hecho que confirmara la acusación por el que arbitrariamente lo condenaron. Así ocurrió con los 75 Prisioneros de la Primavera de Cuba.
    Su entrega personal a su pueblo tan profunda, fue demostrada cuando hace algunos años tenía la oportunidad de emigrar legalmente para reunirse con su madre y hermano en Estados Unidos y así librarse él y su familia de las muchas exclusiones y persecuciones que sufren, pero él decidió permanecer en Cuba aun para luchar pacíficamente por su pueblo, aun sabiendo que la podía costar la prisión que hoy padece.
    Hago un llamado por el agravante estado de salud en la que se encuentra mi esposo, poniendo en peligro su vida. Antonio Ramón Díaz Sánchez, miembro del Movimiento Cristiano Liberación y gestor del Proyecto Varela, tiene 43 años, es prisionero de Conciencia adoptado por Amnistía Internacional.
    Mi esposo en diciembre de 2004 fue sometido a un chequeo médico por parte del gobierno cubano, donde le diagnosticaron una Cardiopatía Isquémica y un ligero desplazamiento en la próstata, sin embargo no le pusieron ningún tratamiento y fue trasladado nuevamente a la prisión ?Cuba Sí?, de Holguín donde se encuentra, a más de 700 km de su lugar de residencia.
    Desde enero de 2005 mi esposo presenta un ruido en los oídos que le llaman tinitos o tinos. Presenta además úlceras y fisuras en el recto. Mi propio esposo me comunicó que le habían llevado al Hospital de la provincia en forma inhumana y degradante (en una camioneta herméticamente cerrada y las manos esposadas) para realizarle una audiometría, luego de haber tenido tratamientos con antibióticos y de haberle aplicado un lavado de oídos, sin que mejoraran los ruidos que siente y que le causan una alteración y molestias permanentes, le comunicaron que tendría que acostumbrarse a vivir con ese ruido y no le han hecho ninguna otra investigación.
    Al diagnóstico de Cardiopatía que se le detectó en diciembre, nunca le han prestado la más mínima atención médica. A pesar de su estado de salud, sólo me permiten verlo unas dos horas cada tres meses. Siempre he insistido en los problemas de salud de Antonio porque no ha mejorado lo suficiente; nunca me han permitido entrevistarme con los médicos que lo han visto. Él sólo trata de acostumbrarse al insoportable ruido en los oídos.
    Antonio era un hombre sano y saludable antes de entrar a prisión. Le sometieron a seis meses sin luz eléctrica en una celda solitaria, por protestar por malos tratos de los guardias contra otros compañeros de causa y reclamando atención adecuada estuvo en más de tres huelgas de hambre. La mala alimentación, la falta de sol, las torturas sicológicas a las que ha estado sometido le han desatado estas dolencias que no poseía y han incrementado además una progresiva disminución de la visión que él tenía controlada y que en estos momentos es ya alarmante. Está confinado con prisioneros comunes de altísima peligrosidad como a un vulgar delincuente.
    Tony mantiene una fe admirable y aun sufriendo tantos abusos e injusticias no tiene ningún odio contra sus carceleros ni contra nadie y sigue apoyando la vía pacífica para lograr la libertad y los derechos de todos los cubanos.
    Comprendan la situación por la que está pasando toda la familia, tenemos 20 años casados y dos hijas. En estos dos años y medio hemos sido víctimas de las represalias y odio del Gobierno. Mi esposo es un opositor pacífico, el cual sólo quiere que en su patria exista una vida mejor para todos los cubanos. Por eso hago este llamado a todas las Organizaciones e Instituciones Humanitarias, a La Comunidad Internacional, a las personas de Buena Voluntad, con el ruego de que intercedan ante las autoridades de la Isla para que mi esposo sea puesto en libertad. Y que sea traslado a la Habana, donde pueda recibir una atención especializada en un hospital donde le pongan un tratamiento efectivo antes que sea demasiado tarde.
    Agradeciendo de antemano su atención,
    Gisela Sánchez Verdecia
    Esposa de Antonio R. Díaz Sánchez
    Calle 122-A No. 2903 entre 29 y 31
    Marianao, La Habana, Cuba
    E-mail: giseyema66@yahoo.com

     

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *